Novia suicida

Al principio no podía comnovia suicidaprenderlo, luego se volvió una costumbre en la rutina de la pareja. Mi novia es suicida; y no me refiero a que tiene tendencias sino a que muere literalmente todos los días tomando su vida en sus propias manos. Su lugar y forma predilecta es dejarse caer del primer piso del Museo de Ciencias Naturales y estrellarse contra el reluciente piso de mármol. Recuerdo que la primera vez, la vi subirse a la cornisa del balcón, y con los ojos cerrados se arrojó con los brazos abiertos como un ave queriendo volar. Lo siguiente fue un sonido seco que retumbó en todas las alas del antiguo edificio. Me acerqué al precipicio, y desde allí vi brotar la sangre rojo escarlata como un manantial. Bajé y la recojí, limpié la sangre, me disculpé y la llevé a su casa. Así es todos los días. Por la mañana me levanto muy temprano y trabajo hasta la tarde. Entonces la paso a buscar y la rescato, tarde, de su muerte. Agotado me acuesto a dormir para el día siguiente.

Prefiero, sinceramente cuando no hay sangre implicada, como cuando se ahorca o toma pastillas.
Una vez, soñé que la salvaba a tiempo, yo subía las escaleras del museo corriendo y gritaba su nombre, entonces ella volteaba para mirarme con los ojos inyectados en lágrimas y se dejaba caer, pero en mis brazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s