Poema Express

La leve brisa de un invierno poco frío
hacía vibrar las sombras en el agua estancada junto a las vías.
Las palomas aleteaban de poste en poste y yo,
que esperaba el tren,
reflexionaba sobre la noche acaecida

Tal vez la brisa nunca fue fría,
sino mi piel demasiado caliente;
Tal vez las cosas son las que siempre vibraron y no sus sombras;
Tal vez las palomas no vuelan sino en mi mente

¿
Y si el tren nunca más viniera?
Solo pido al Cosmos que no me abandone la paciencia
y florecer en primavera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s