Una vez más…

Una vez más me encuentro absorto en mis pensamientos,
los cuales hacen las veces de eslabones,
uno a uno se unen en una cadena sin fin que me apresa en el interior de mi mente.
De forma paradójica me siento libre,
al menos tanto como puede sentirse un alpinista que
alcanzada la cima sabe que no puede ir más alto,
o un excavador que bajó por la cueva más profunda y se da cuenta que no puede descender más;
así mismo, como quien emprende camino al norte, al sur, al este o al oeste
y termina por aceptar que no podrá ir más lejos,
es más, que tarde o temprano volverá al mismo lugar.

En esta ocasión, el culpable de tal calamidad,
es un paisaje fugaz que poco deja observarse a través de la ventana de un tren en rápido movimiento.
El reflejo de mi persona, por instantes reflejado en el vidrio,
asemeja la inmovilidad de un cuerpo orgánico dispuesto a descansar en paz luego de haber sido dejado atrás por su propia esencia y espíritu.
Necesito creer que la observación de otro agente en esta pintura debiera de denotar asombro,
despertar la gracia tal vez;
no importa de todas maneras, me obligo a ser indiferente.
Siento que debo escribir; me cansé de no recordar.
Prefiero la vergüenza de no identificarme con el autor de lo que yo escriba a olvidar una idea más.
He oído que cuando una idea es implantada en la mente de una persona,
su infección es peor a la de cualquier tipo de parásito.
Tengo buenas defensas, supongo;
no voy a admitir que las ideas no maduran en mi cabeza pues si que lo hacen;
sin humildad he de decir: me siento la cura.

Hago caso a una postura que no termino de entender pero que me apasiona tenerle de rival y escribo que “no se me ocurre nada”…

—¿Ahora qué? Se suponía que quedaría claro ya, que el desierto mental debía ser reemplazado por la inspiración artística. ¡Que decepción! No funcionó.

Mi musa inspiradora juega trucos conmigo y tardo en darme cuenta.

“Heinrich Heine y la musa de la poesía” (1894), de Georges Moreau de Tours (1848-1901)

2 comentarios

  1. C. S. Costa · agosto 24, 2017

    “He oído que cuando una idea es implantada en la mente de una persona,
    su infección es peor a la de cualquier tipo de parásito.” – Inception? (jajaja en serio, me hizo acordar la película, una de mís favoritas)

    Tal vez la musa sea nada más que contemplación pura e introspección, una faceta de uno mismo – su reflejo en el vidrio. Así que los trucos de la musa ahora quedan más fáciles de comprender. O son más difíciles?

    Me gusta

    • Martín A. Alonso · agosto 27, 2017

      Así es, está inspirada en Inception esa frase, también una de mis favoritas.

      Buena pregunta, creo no tener la respuesta así que meditaré sobre Ella

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s