Avatar

Un hombre capaz. Al que nunca le importó nada en particular. Era bueno en todo. Tal vez, lo que más le costaba era lo que se proponía en verdad. Un poco de presión por ser de sí mismo la mejor versión, otro tanto por no defraudar. Se sabía con al menos una virtud, no la podía desperdiciar. No por el qué dirán. Sino simplemente por su propia moral. ¿Existió, existe? Él me dice que sí, escribe para justificarse… no, para justificarse no, para probarse. No se cree a sí mismo. No entiende la realidad, le parece imaginaria. Y yo lo afirmo. Le comparto mi existencia. Le muestro lo que sé. Él aprende más rápido, y luego me enseña. ¿Podemos confiar el uno en el otro?

¿Nos queda otra opción?

¿Sabe Dios que existo? Seguramente, pero por qué iba a ser yo de su predilección, habiendo tantos otros, tantos hombres y mujeres hermosos, más perfectos, menos yo.
No me importa, qué otra cosa puedo hacer. Existo al fin y al cabo, y mientras exista viviré, dignamente vacío de ansias por ganar o demostrar, si ya existo, por qué perder el tiempo en justificarme. Seré y nada más.
Y otros serán conmigo, lo sé.
Por eso no tengo miedo,
Por eso no me siento solo.
Alguien me encontrará.

No me quejo

¡No! No se trata de no quejarse… sino de disfrutar; acá somos mi invitados.

GRACIAS… dí gracias, sé agradecido no culposo.

Las personas hablan con signos, pero guardan secretos. ¡Es maravilloso! Tanto por descubrir. Y tanto que quedará inconcluso, sin saber.

Tardé en considerar al no-saber como una experiencia placentera. Siempre consideré el no pensar como el único mal.

¿Cómo sabrías lo que sabes sino fuera por lo que ignoras?

El problema es elegir qué no saber.

Si el Olvido existe es porque en algún momento conocemos Todo. La experiencia de la vida se trata de olvidar cuanto más podamos para cuando el Conocimiento nos encuentre, nos deslumbre. No temas olvidar. Dichoso el que olvida porque la vida no dejará de sorprenderlo.

¿Pero cómo aprendemos cosas nuevas? ¿Cómo diferenciar lo realmente nuevo de lo que olvidamos y se presenta como novedoso?

¿Hay acaso algo nuevo bajo el sol? El infinito sería un castigo muy cruel. Olvidar es divino.

No podemos seguir así, divididos. Tranquilo, no me vas a extrañar, sería igual de cruel que la eternidad. Olvídame amigo mío, está bien llorar, pero no te olvides de sonreír, que te sale tan bien.

Un hombre capaz. Ahora se propone reír. Va a fallar. Pero no podrá dejar de intentar, ahora que conoce la Verdad y fue introducido a su mente.

*93, 93/93*


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s