No sabía qué hacer con vos y te convertí en Arte

Vivimos un instante poético, y la poesía, como en la Música, requiere de silencios; es por ello que callo, y que callas. Siempre escribimos excelsos versos.

Basta decir que angustia, acidia, melancolía, pena, náusea… ninguna palabra alcanza a abarcar la inefable tristeza experimentada, por la desgarradora ausencia de tu persona. Siento que estuve parado al borde del abismo, y sufrí un desdoblamiento de mi propio ser. I have become “un-comfortably” numb.

Me resulta difícil creer en los finales felices, existiendo la muerte. Pero si creo que las historias puedan ser felices, y considero la nuestra fue una de júbilo digna de ser celebrada,  aun sea separados, unidos en el eco armonioso de un recuerdo harto precioso, forma que tiene la Eternidad para nosotros, seres finitos.

Vivimos un instante poético, el mismo que Gaston Bachelard imaginó; destruimos la continuidad del tiempo encadenado, haciendo brotar un tiempo vertical, detenido, que no huye en la liquidez. Nuestra historia se seguirá contando, sostenida por y en el universo. «Simplemente no se puede hacer que las historias paren de ser contadas». Un poema nunca muere, no hay palabras que expliquen su ausencia; salvo las propias del poema. No estamos solos, tenemos nuestros versos.

Con gran certeza pienso que la conexión sigue siendo instantánea para quienes en algún momento estuvieron unidos; aún se separen, la influencia de uno y otro persiste, a pesar de la distancia.

Algunas conductas, podrán ser consideradas más razonables que otras. Pero la razón, no es más que un instrumento de la mente, o del espíritu, que reorganiza experiencia y conceptos, por fuerza de la costumbre. Esta podrá instruirnos en las acciones más útiles para conducirnos, pero nunca nos dirá qué metas y deseos hemos de tener. Hasta en la locura siempre hay algo de razón. La Intuición, entendida como emoción, a menudo se contrapone a la Razón. Lo que realmente importa, es cómo nos sentimos con lo que hacemos.

No me importa, en definitiva, volver a esperar si tuvieron que pasar eones para que surjamos en el Cosmos.

“I hope you had the time of your life.”

Peste, divinidad y tecnología | El Quicio de la Mancebía [EQM]

“La pasión de la Creación”, Leonid Pasternak

*93, 93/93*


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s