Filosofía

La tarea de la filosofía no es tranquilizar,
sino turbar a las personas.

Como al filósofo ruso,
a mí también me visitó la mujer
«inundada de azul dorado»,
la sabiduría divina, Sophía.
Fue por medio de maya,
cuando apenas peregrinaba la década,
vestía el velo de la ilusión.
La sorprendí con la vista perdida
en el ventanal que da al futuro;
se volvió,
desnudando su hombro en el movimiento;
alzó la vista
y proyectó sus ojos en los míos.

Philosophy and Medicine - Hektoen International

“Filosofía”, Pinturas de la Facultad, Gustav Klimt (1900–1907)

*93, 93/93*


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s