Teatro de la Vida

Yo sé lo que escribo. No soy ajeno al efecto de mis obras. Cuando se pongan en sus personajes se van a odiar de verdad y van a dejar de actuar. Después de la función se van a decir unas palabras ambiguas de felicitación, por la gran actuación, pero muy directa con respecto a la verdadera intención. Van a dejar de venir a los ensayos —“¿Para qué ensayar lo que hacemos todo el día?” —va a ser su argumento. No puedo permitirlo ¡Yo quiero que actúen! Que sea más perfecto de lo que en verdad es. La gente prende la tele para ver un acto, para ver la realidad se quedan en sus casas, ¿no?

*93, 93/93*


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s