Esperando

La luna nunca llega tarde, ni pronto
llega exactamente cuando se lo propone.

Comparto un cigarro con Eolo,

vamo’ y vamo’, una pitada yo y una el viento,

mientras espero,

sin saber que te esperaba

cuando llegaste

con el sonido de la ciudad apagado

por la música en mi cabeza sonando.

No puedo decir que era tarde, porque no conocés de tiempos,

aunque la medida del mío,

sea estar o no contigo.

Me distraigo con versos y cuentos,

a ver si se llevan a otro lado

a este corazón de amor inflamado.

*93, 93/93*


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s