La profecía de las gemelas

Existen infinitos semejantes
pero también los hay algunos mayores,
como los conjuntos no numerables:
Eterna noche de una imaginaria Buenos Aires.

Sobre los tablas del sueño de un poeta retirado,
Escribimos sobre viejas memorias;
Queríamos crear nuevas historias,
Bebimos y fumamos, bailamos y besamos.

Me presentaron a unas hermanas,
la dulce Comedia, y a la tirana Tragedia.
Tardé en dar cuenta, que eran dos y una.

El nuevo tipo de artista provendrá del arrabal,
y emergerá de su escondite en el casco urbano,
aceptando su destino como el Inspirado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s