El amor no correspondido es una obsesión (y enamorarse el peor pecado)

Embriagado por la miel de tus ojos
que se atrevieron a ver los míos,
mientras desangro la depresión en mis venas
que tu tierna vos abrieron con un simple Si.
Pierdo mi juego favorito.
Sacrifico mi mente
como el jugador que sacrifica su dama
para dar jaque mate.
Anhelaba ganar tu corazón.
La pared entre medio nuestro
construida por tus palabras de desilusión,
me parece irreal, un espejismo sentimental.
Intuyo que voy a chocar contra ella,
pero por lo menos así conoceré la verdad.
Y entonces, solo entonces, sabré si la puedo saltar
Si es que no la atravieso antes con mi obsesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s