Incercia

Cuando la enfermedad mortal
consume el aire a mi alrededor
en el fuego de lo Eterno,
la experiencia de ser uno mismo
resulta asfixiante,
por agotadora y dolorosa;
arrojado a la inercia
en constante movimiento
para escapar de tu recuerdo,
lejos, cada vez más lejos
en situaciones que jamás me hubieses acompañado,
existo en un inagotable mundo crepuscular.
Y funciona,
hasta que me pregunto cómo me siento,
miro por la ventana y afuera de vuelta está lloviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s