La música del sexo

And I want to fuck you until we merge into a Chimera,
a mythical beast of penis and vagina, eternally fused,
two pairs of eyes that look only at each other,
and lips, ever touching, and one voice that whispers to itself.”
—Sammy Barnathan, Synecdoche, New York.

 

Lo que hace a la música gloriosa
es algo más allá de la técnica:
la conexión,
la manera en que el músico toma el instrumento
como un amante,
y lo controla completamente
en un exquisito unísono,
dejándose ir en el instrumento
y en la música:
la perfecta fusión,
cuanto más profunda es esta,
más sublime la melodía,
cualquiera sea el tipo de música que se esté interpretando,
una dulce sonata o un podrido heavy metal.
El amente virtuoso,
al igual que el artista,
tiene la habilidad de estar en control y rendirse simultáneamente,
por momentos guiar
y al siguiente instante,
ser conducido por el instrumento de la pasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s