Confesión y credo de un filósofo

Creo en el gato de Schrödinger, el Principio de Incertidumbre y en la terrible entropía.
También creo en los milagros.
Vivo por los dejavus,
Me desvelan las paradojas.
Para mi Dios está vivo y está muerto;
Hay y no hay vida después de la muerte;
El infierno no es el otro sino la tolerancia a la dopamina;
Creo en el neolamarckismo y en la teoría sintética de la evolución;
El Ser es inmutable, como dijo Parménides,
Y el río de Heráclito nunca es el mismo;
Las personas cambian,
Las personas mantienen su esencia;
La barca es y no es de Teseo pero siempre es del Tiempo;
El eco del Cogito cartesiano resuena en hombres posmodernos como un autoengaño;
Me he vuelto adicto al nihilismo pero lo trato con solipsismo, tres veces por día, al levantarme, en el atardecer y a las tres de la mañana;
Mi pasatiempo es meditar tratando de conciliar el determinismo con el azar.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s