Al oler las rosas

Deberíamos morir cuando estamos siendo felices
por el horror de vivir en lo sucesivo
—Jorge Luis Borges

Me regocijo el imaginarte en ropa interior
con la remera de alguna banda de esas inglesas que te gustan,
sin corpiño debajo,
bailando con los ojos cerrados,
y el gato negro caminándote entre las piernas,
cantando el estribillo a los gritos:

He walks away,
The sun goes down,
He takes the day
But I’m grown,
And in your way,
In this blue shade
My tears dry on their own

Porque todavía no me olvidás,
porque todavía te duelo en todo el cuerpo;
y eso me mantiene vivo,
como la tinta de las palabras en los libros
mantienen viva una historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s