La mentira de las musas

—¿Has vuelto a escribir poesía?

—Yo nunca escribí un solo poema… ni siquiera un verso.

—¿Qué querés decir, los plagiaste?

—Por supuesto que sí, como todos, ¿o acaso te crees que los poetas escriben ellos sus poemas? Los roban de la Naturaleza ¿Se los dicta una musa? Como prefieras figurartelo, entendé que no hay nada nuevo bajo el sol.

—Y los sentimientos, ¿no eran reales?

—Claro que lo son, pero no nos pertenecen, ni a vos ni a mi ni a los poetas, a nadie, son de la Naturaleza; su trampa más vieja para mantenerse viva a pesar de nuestra mortalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s