El Cosmos no sabe de merecimientos

Ya vienen las certezas
amargas de mi suerte,
respuestas de la muerte.
Vivir es preguntar.”

—Alejandro Dolina

 

Fui un deseo de otros,

ahora queriendo desear para mi mismo

y así justificar una vida,

dándole un sentido en un universo absurdo más allá de la supervivencia,

del mero alimentarse y respirar,

aunque sea dentro del pequeño rancho que me queda de libertad,

eligiendo un cosa, renunciando a infinitas otras,

reencontrando y no encontrando,

esperando a quien me está buscando.

La inmortalidad es una desgracia, tal vez,

peor que la mortalidad,

pues los que saben que van a morir,

como el poeta,

son los capaces de ver la hermosura donde otros no ven nada

y sentir dolor por cosas que otros ni siquiera ven.

Sufro de pensamientos

y para colmo, soy ahí donde no pienso;

la realidad está perdida para siempre

desde que la primer emoción se separó de la Idea,

y esta última se escondió.

Héroe aquel que celebra la vida soñando por una causa perdida,

intentando reunir emoción con Idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s