Speed Dating

—Las reglas son simples, como verán, fueron acomodados en parejas, esto de manera aleatoria; o al menos así pretendimos, pero como decimos aquí: “a veces el azar es más destino que el destino”. A mi señal, darán vuelta el reloj de arena que está en medio de la mesa, y comenzaran a conocerse hasta que el último grano caiga. En ese momento, se despedirán e irán a la mesa de su derecha y repetirán la mecánica hasta completar el círculo ¿Entendido? Al final, elegirán a los pretendientes que más les gustaron y si hay coincidencia, se lo haremos saber para que puedan seguir profundizando en una charla con un vino, invitación nuestra. Y recuerden, con las preguntas correctas, el tiempo sobra. Preparados… ¡Comiencen!

 

X:—Según el mito de Pandora, la esperanza salió al último de la caja, ¿qué crees vos, es un mal más, junto al resto que fueron liberados cuando se abrió o es un espíritu del bien?
Y:—Dejame pensar… Yo creo que eso depende, hay veces en que es el peor de los males porque prolonga el tormento de hombres y mujeres, pero hay otras en las que es lo único que permite a criaturas pequeñas como nosotros, soportar la vastedad ¿Vos qué creés?
X:—Mmmm… buena respuesta. Yo creo…

 

—¡Tiempo! ¡Rotación!

 

X:—Para vos, ¿el tiempo es real?
Y:—Bueno, yo creo que… el tiempo existe para que no suceda todo a la vez.
X:—¿No crees, acaso, que la existencia entera podría caber en un pestañeo o en la chispa de un fuego, en un sueño, tal vez? Yo creo que nuestra percepción del tiempo es una ilusión. Esa noción de sucesión de eventos que ocurren desde el pasado lejano al pasado más próximo y después al presente, y luego de este al futuro más próximo y finalmente al más lejano, encierra una contradicción. Todo acontecimiento pertenece al pasado, presente o futuro. Sin embargo, como decís, ninguno representa los tres a la vez, ninguno es pasado, presente y futuro; si es en el presente, es porque ha sido futuro y será pasado.

 

—¡Tiempo!

(Ja, ja, ja)

 

X:—¿Cómo podrías saber y negar que no estás soñando y que todas tus experiencias, incluso esta, no es más que una simulación muy elaborada por tu propia mente? Al fin de cuentas, el único indicio de otras conciencias es la propia.
Y:—…
X:—…
Y:—No lo sé.

 

—¡Muy bien! Rotación.

 

X:— ¿Por qué no te mataste aun? ¿Cómo superaste la contradicción que emerge de la confrontación entre el deseo por la significancia y silencio del Cosmos?
Y:—Aceptando el absurdo que me envuelve.
X:—El problema con lo absurdo es que danza con la fe alrededor de las arenas movedizas del nihilismo.

 

—¡Tiempo! Última rotación.

 

X:—Así que esto se siente que el abismo te devuelva la mirada.
Y:—Gracias, tus ojos también son bonitos.
X:—He pasado mucho tiempo persiguiendo monstruos y creo haberme convertido en uno, quiero que lo sepas de entrada.
Y:—Te agradezco…

 

—¡Tiempo, tiempo, tiempo! Ahora tendrán unos minutos para elegir a su candidato. Espero no hayan malgastado su tiempo con preguntas como, “¿de qué trabajás?, ¿estudiás?, “¿qué te gusta hacer en el tiempo libre?”… Tenemos los resultados: un solo match ¡Felicidades a la pareja! El resto, aparentemente, se dio cuenta de cuánta paz hay en la solitud y no quiere lidiar con nadie: si por causalidad uno no da con un buen compañero, al menos, se vuelve filósofo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s