Camisa de fuerza

Ojalá fuera posible quitarse el hambre frotándose el vientre
—Diógenes

En una primera inspección, no se percibe, se nos oculta, el verdadero y primordial propósito de las camisas “de fuerza”. Es de manifiesto claro, que su función no puede ser “evitar el daño a uno mismo o a otras personas”, porque no es una camisa de fuerza para la mente: podrá inmovilizar los brazos, pero no así la mente; y esta, super inquieta, por de más alterada, es de sumo peligro para cualquier ser pensante. La función pues, es evitar la masturbación. Si, quitar la capacidad del autoplacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s