Risueña

Ojos color de miel,
llora, pero no olvides reír
¡qué te sale tan bien!
Prendida a las comisuras
de tu dulces labios,
no sueltes esa sonrisa,
no la dejes caer.
Aferrate de ella
y hazme feliz
sonriendo,
y yo te abrazaré,
para ayudarte a sostener
esa sonrisa que te sale tan bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s