La música de Heráclito

Misma música,
distinta persona;
o misma persona,
distinta música.

No se puede entrar dos veces en el mismo río de notas;
la música —que no deja de ser la misma—
ha cambiado sin embargo,
así como su oyente.

Una parte de la melodía fluye y cambia,
pero hay otra que,
relativamente permanente,
dirige el movimiento de los sonidos y silencios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s