No se me olvida el resto del poema

A la hora de la melancolía y las nostalgias en punto,
fragmentado por esa ausencia que llamo recuerdo,
intento llenar el hueco con versos pedantes pero inofensivos.

No encuentro normal ver en objetos el pasado manifestado,
me duele más que a otros,
lo siento demasiado.

Confío en que la memoria sabe qué guardar; intento no inventar.

De nada sirve cerrar los ojos y quedar al borde la locura,
luchando por acordarse,
eso que precisamente no se quiere.
La soledad es pariente de la pesadilla.

Más temprano que tarde uno se acostumbra a vivir en la penumbra del olvido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s