Salmo

Otra vez de noche,
y los cigarrillos que le cantaban a mi garganta
sedienta de tanto pensar;
salí a olvidar-me un rato con alcohol.

Me confundieron con Jesús, otra vez,
maldita sea con las estampitas de dioses rubios y ojos claros,
Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, y dicen: ‘Miren, un hombre comilón y bebedor, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores’. Pero la sabiduría se justifica por sus hechos.” Mateo 11:19

Pero los hechos no existen sino solo las interpretaciones.

Hice entonces el milagro
de convertir la birra en meo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s