Filopoesía

La filopoesía será mi instrumento para develar la trabazón del Cosmos. Tengo clara conciencia que he de llegar a una profundidad nunca antes alcanzada; un terreno enteramente nuevo. La tarea puede ser irrealizable, de tan amplia. Y aunque la continuara indefinidamente, en un progreso sin término, lo que me propongo crear podría tener aspectos que escapen a mi más cuidadosa inspiración, y que quizá fuesen decisivos para resolver el problema de la validez de los sentimientos racionales. La paradoja es la orquídea más rara que produce la razón, y también aquello que nos hace sospechar de ella.
Mi método es el propio de la filosofía en general, un método de aislamiento e integración. La filopoesía comienza por proponerse, como asunto de su inspiración, algún sentimiento que se presenta oscuro y confuso. La primera operación no es definirlo (lo que sería imposible en esa primera fase de investigación), sino aislar dentro de esa emoción oscura y confusa algún elemento (otro sentimiento) que pueda ser llevado a claridad y distinción. Por tratarse de una parte de algo mayor, ese elemento remitirá a otros que están en necesaria conexión con él. Estos nuevos sentimientos no se introducen nunca de manera caprichosa. Se obtiene, entonces, una síntesis cada vez más compleja, hasta que finalmente, cuando todos los elementos del sentimiento estudiado se han tornado claros y distintos, y cuando es clara y distinta también la vinculación que los une, se puede, al final del trabajo (y no al comienzo) formular la definición de aquella emoción oscura y confusa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s