Reencuentro alegórico

 

—¿Contaste el tiempo?

—Lo hice algunas veces, no te voy a mentir; como si de un reflejo se tratara, al relacionar dos fechas que no tienen nada que ver una con la otra, salvo por mi solfeo. Ahora, si me preguntás rápido, no sabría decirte cuánto pasó: lo conté en camas vacías, en poemas sin destinatario, en cualquier cosa menos en días. ¿Entendemos el tiempo de otra forma que no sea aritmética? ¡Ja! ¿Justo nosotros íbamos a preocuparnos por el tiempo? Si cuando estábamos juntos se encaprichaba como un chiquilín.

—Ja, ja… Si… Fumás ahora…

—Lo hacía cuando estábamos juntos; menos, pero lo hacía…

—Pero ahora hacés un estilo de vida de ello.

—Bueno, fumar causa adicción y mata, como vos.

—Puede ser, por eso yo no fumo.

—Lo voy a tomar como un cumplido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s