La sonrisa no es una elección sino un milagro

Después de ti,
Tuve que aprender a caminar nuevamente por la calle
Sin reprimir una sonrisa por miedo a encontrarte,
Y que no me vieras sufriendo tu ausencia.

Se me nota ya en la mirada,
Cuando río, algo cruza mi mente
Y recito ocultando los dientes,
La oda a la risa apagada.

Río y me lamento;
Como si no pudiera,
Como sino debiera,
Como si ya no quisiera…

Interpreto las primeras notas de una sinfónica risa,
Para terminarla de forma abrupta y sin armonía.

En mi rostro se dibuja una mueca
Entre medio de la lágrima y la sonrisa.

***


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s