Solo sé que no tengo nada

 

“—y ahora no sé qué es la virtud;
tú quizás lo sabías antes de hablar conmigo,
pero ahora eres ciertamente igual a uno que no sabe.”
—Sócrates, Menón de Platón.

 

Sé lo que quiero cuando lo tengo,
por contraste con lo que no tengo;
pero sé lo que tengo cuando lo pierdo,
es decir, cuando dejo de tenerlo.
¡Circunstancia compleja, cuando lo mismo
es origen y solución de todos los problemas!
Porque no se quieren los dolores,
sino por sus Dones:
El Pecado es el camino más corto a la Santidad,
pero también el más duro”.
Más complejo aún, se vuelve todo el asunto
cuando se considera que, tal vez,
aquello que se creyó tener,
en realidad, nunca se tuvo;
y por lo tanto, tampoco se puede estar seguro
de que aquello que supuestamente se tenía,
era lo que se quería, y todavía se quiere.
He enfrentado la tempestad y el fuego,
he conquistado corazones, coronas y tronos;
he ganado el mundo y luego me ausenté de este.
Terminé por renunciar a todas las formas de tener,
para dar y compartir,
lo que no se tiene a quien no es, ni siquiera lo quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s