Confesiones a un frío Otoño

Todavía no cayó la última hoja de los árboles, y el Otoño me viste de guantes, bufanda y gorro; me invita a salir a lugares cerrados, o directamente a quedarme dentro y charlar, café humeante de por medio.

§1

Como una semilla caprichosa entierro mis flores y saco las raíces al cielo bajo el brillo de las estrellas.

§2

Me compadezco de aquellos que tienen el hilo de su Imaginación cuidadosamente enrollado en un ovillo, prefiero el mio enredado.

§3

Bajo la lluvia se besaron y bailaron, el Monstruo y la Bella, porque era el sueño de Ella y él era demasiado humano como para no concedérselo.

§4

No necesito una cámara, saco fotos con mis ojos.

§5

No iba a agarrar las llaves, pero ella se apresuró a quitarlas del medio; iba a agarrar mi sonrisa, pero con ese gesto se quedó con ambas cosas.

§6

Cuando la noche se queda dormida, en el charco de mis propias lágrimas me pongo a pescar.
Cuando la noche se queda dormida, cargo sobre mis espaldas a mi sombra ebria.
Cuando la noche se queda dormida, en el espejo me miro: tengo un ojo blanco y otro negro pintados con tempera al agua, por lo que veo mi reflejo gris.

§7

Esas mismas noches creo en las coincidencias, porque no creer en ellas resulta una mera casualidad.

§8

Una perrita de la calle, de nombre Hipatia, me enseñó a volver a querer a otro; con el tiempo se quiere mejor a quienes se lo merecen y a quienes no también.

§9

Deseoso de remontar vuelo como un globo aerostático, el corazón es retenido en el suelo por el contrapeso del cerebro. No es momento —le dice —los vientos no son favorables, querido Corazón.

§10

Soledad viene del antiguo severi, y significa no ser uno mismo”

§11

La mariposa pesa más que el elefante, así como el sueño pesa más que la excusa.

§12

Macedonio Fernández recomienda en su cuento Tantalia, que para recuperar la simpatía agotada, quizá el cuidado de una plantita endeble, de una mínima vida, de lo más necesitado de cariño, pudiera ser el comienzo de la reeducación de la sentimentalidad.

Somos lo que cuidamos, hoy por hoy, soy una perra, una gata, una mamá.

§13

Abrazo la luna con mis ojos, soy celoso de ella.

§14

El Pesimismo tiene razón, la vida es demasiado bella como para que se termine. Pero puede que no esté contemplando que, como materia que somos, así también somos increados e indestructibles.

§15

Cuando me fui, porque así lo preferiste (entonces, ¿no sos vos sos acaso la que se fue?), aunque no lo pude entender, lo acepté y antes de cruzar la puerta, me volví y te pedí que me devolvieras aquel último libro que me regalaste y que guardabas en tu biblioteca. Con él aferrado entre mis manos me fui, negándote un último beso y abrazo, sin llorar y sin hálito. Hoy toco el lomo del libro pensando que es una especie de magia vudú, intentando acariciarte la cabeza como cuando estábamos juntos.

§16

A pesar de toda melancolía, porque valoré nuestro tiempo, hoy no me siento minúsculo.

§17

“El sueño de Narciso

Tan solo estaba en este mundo antes de conocerte, que cuando me abrazaste, sentí como si el reflejo se salía del marco del espejo para rodearme con mis propios brazos.

§18

Hay personas que se tiran al vacío con pico y pala, por si tocan fondo, para seguir cayendo.

§19

No estamos para alimentar el ego de nadie, ni para que nadie nos obligue a elegir entre tu ego o el del otro. Estamos para perdonar.

§20

La Naturaleza es sabia, más sabe por vieja que por Naturaleza.

§21

Y si fueran los zapatos que te pones todos los días los que te llevan siempre al mismo lugar, una y otra vez al mismo día, ¿te los sacarías y andarías descalzo?

§22

Si no podes despegar, usar la Imaginación para volar no está mal.

§23

No pierdas el tiempo en libros de autoayuda; dedicate mejor a la Ciencia del Tiempo, buscá entenderlo y develar sus trucos, para luego usarlo a tu favor, ¿no es eso acaso todo lo que necesitamos, más tiempo?

§24

Algunos se aterran al ver gusanos, porque no ven muerte, sino nuevas formas de Vida.

§25

Me pregunto si nuestras sombras no fueron las que en un primer momento nos acercaron, y si después de separarnos no se buscan todavía en todo aquello que se interpone a la luz.

§26

No me reencontré con quienes quería todavía, pero si con los que me quieren.

§27

Logré salvarlo, me arrojé estirando los brazos y logré tomar mi corazón en el aire antes de que se estrellara contra el piso, pero yo sí me rompí en mil pedazos al caer. La poesía es el pegamento que uso para poner las piezas en su lugar. Y aunque muchas piezas ya no encajen y nunca vuelva a ser igual, mi corazón permanece intacto.

§28

En el remolino de un café (con tres de azúcar) producido por el revolver de la cuchara, veo el Cosmos, la luna y las estrellas girar.

§29

“Siempre igual, cambiando todo el tiempo

§30

¿El otro se imaginará todo lo que fui, así como yo me imagino todo lo que este fue, para estar en este momento frente a frente?

§31

Enseñamos lo único que no aprendimos y lo que aprendimos es lo que otros nos enseñaron sin también nunca haberlo aprendido del todo. Por eso andamos así, sin saber, aunque pocos lo admitan.

§31

¿Y si escribiera la historia aun separados? ¿O es que la historia la escriben solo los que siguen juntos?

§32

Día por medio dormíamos en camas separadas, pero soñando juntos. Cuando empezamos a dormir todos los días juntos, empezamos a soñar por separado.

§33

¡Ay de esta mente mía, que como una nube negra sobre mi cabeza, me sigue y me empapa con una fría lluvia de nostalgia!

§34

El dolor une, el amor libera.

§35

Espera, y te enfrentaras con un gigante; sufre y conocerás lo interminable; ríe y sabrás lo que es gusto a poco; ama y viajarás a la velocidad de la luz.

§36

Si lo tengo, es porque lo creé.

§37

No nos olvidemos al mirar, tanto por el microscopio como por el telescopio, que estos utilizan espejos; no vaya a ser cosa que nos sorprendamos al vernos reflejados.

§38

Si te sentís solo, mejor sentite solidario.

§39

De nada, espero te hayas gustado; y gracias a vos, también fue un placer conocerme.

§40

El verdadero músico saca una melodía con una sola cuerda, el poeta compone un poema con una sola línea, el amante ama con una sola mirada.

§41

Cuando estés encerrado no sueñes con volar, para que cuando estés en el cielo, no sueñes con estar encerrado.

§42

Tené en cuenta que si estás ardiendo por dentro podés quemar al otro, o encenderlo.

§43

Hay una feria que vende sueños abandonados y paciencias agotadas. La basura de un hombre es el tesoro de otro.

***


Inspirado en las ilustraciones de Severi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s