Letras que por algún motivo, sobreviven el destierro de mi propio olvido

Con permiso de Primvers,
Que finjan otros si quieren, si a mí me duele
lo voy a escribir hasta que sane la herida.”

Hoy te nombré en la evocación de un recuerdo,
pero algo ya no sonó como siempre;
tu nombre había perdido cierta intimidad,
era solamente el nombre de alguien
y nada más.
Cada día que pasa,
vivo con un poco más de paz
el hecho de no poder olvidarte.
No morí por la pena ciertamente,
teniendo que vivir en la duda de qué pudo haber sido,
solo una noche más contigo.
Romance y melancolía invaden mis palabras, aliadas al sinsentido,
me repugnan ya,
pero no puedo evitar escribirlas de tanto en tanto.
Tal vez,
cuando yo tenga 80 y vos 84 me entiendas.
Tal vez,
la vida que haya vivido para ese entonces,
valga una vez más tu cariño.
Y sino, al menos,
me aseguraré de haber dignamente vivido.

***


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s