Negociar con el Absurdo

“I’d gladly lose me to find you
I’d gladly give up all I had
To find you I’d suffer anything and be glad
[…]
I’d pay any price just to win you
Surrender my good life for bad
To find you I’m gonna drown an unsung man

I’d call that a bargain
The best I ever had…”
—Bargain, The Who

“La hora que nos da la vida, también nos la acorta”
Séneca

Le regateo el precio al Absurdo
sin que llegue a ofenderse
y pierda el interés por vender;
consigo una paradoja por una ganga:
“Pensar en no pensar es seguir pensando”.
La espontaneidad sin palabra me adviene,
por hoy no pienso más, me doy tregua
y me limito a respirar.
A buen entendedor, pocas palabras bastan
para borrar las ideas y las formas de creer la vida;
cuando preguntan qué pasa,
“Cosas nomás”,
cuando preguntan cómo fue el día,
“Solo un día, de esos que suman y restan a la vez, nada más”;
porque un poema más, es en realidad un poema menos
un acercarse al último que espera
ya perfecto;
como un día que aguarda lleno de finales,
donde todo lo que hagamos, hasta los nuevos comienzos,
serán un última vez.
Intuyo, sospecho y me dejo sorprender,
algo me sugiere que estamos condenados
a cierta eternidad,
pero que no podemos elegir
porque esa posibilidad ya la gastamos
al aceptar nacer.
Mi oferta cayó bien al Absurdo
y de yapa me regaló una pregunta:
“¿Quién o qué elige nuestros pensamientos
cuando no somos nosotros quienes los elegimos?”
A veces creo que los pensamientos se eligen unos a otros
y hasta hay veces que son ellos los que me eligen a mi.

*93, 93/93*


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s