La bicicleta de Tincho

Primero cambié el asiento por uno con un orificio en el diome, para la comodidad del caballero, ¿vio?

Luego, la rueda trasera completa. Antes que cantara el gallo se había pinchado tres veces, lo que significó dos emparchadas y hasta una nueva cámara. Al cuarto pinchazo, el bicicletero recomendó reemplazar la cubierta gastada, y ya que estábamos en esa, le dije que reemplace también la llanta por una dos pulgadas más grande, y con un piñón de freno a contrapedal (descartando las pinzas en el manubrio). Poco tiempo después, fue el turno de la delantera, y con ella del cuadro ya que había quedado chico en relación con las ruedas.

Los cambios de velocidad estaban más al pedo que cerebro de parásito gubernamental, siempre fijos en la misma posición, por lo que los quité dejando una sola velocidad.

Compré e instalé un manubrio “cuerno de toro” para mejor el agarre a la hora de pedalear. Ah, también reemplacé los pedales por unos con straps, y así ganar más seguridad para frenar y comodidad al tomar velocidad.

Ahora cuando pedaleo a mi trabajo o salgo a pasear, me pregunto: ¿es la misma bicicleta que compré años atrás? Y si las partes reemplazadas las usara para rearmar la bicicleta, ¿cuál de ellas, si lo es alguna, sería la original bicicleta de Tincho? ¿Quién es Tincho… ?

*93, 93/93*


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s