Dark Side of the Heart

Después de todos esos recuerdos,
Después de ser tan feliz con alguien …
¿No es maravillosamente horrible
cómo las personas pueden volverse extraños?
Quizás horriblemente maravilloso.

¿Quién sigue leyendo en la memoria, como yo
los mensajes que un día el amor envió,
ahora pálidos?
¿Quién sigue soñando, como yo
con aquella misma esperanza
que alguna vez unió?
¿Quién más revisa la letra chica
del contrato inconsciente
que celebran las almas y cumplen los cuerpos?

dark side of the moon

En el cual se estipula:

“Conocerse, curarse y luego separarse”

Siempre me pareció que los cuerpos saben
cuando es la última vez que se unirán;
los labios y ojos que se buscan,
la piel que se eriza,
la vena que late,
las manos que se rozan,
el aliento que se comparte,
los oídos que vibran, todo ello
dice lo que las palabras no abarcan
y los corazones ocultan,
la luz que más tarde la mente atrae
y descompone en un arco iris de recuerdos.

*93, 93/93*


Behind blue eyes and curlers

“No one knows what it’s like
To be the bad man
To be the sad man
Behind blue eyes
And no one knows what it’s like
To be hated
To be faded to telling only lies
But my dreams they aren’t as empty
As my conscience seems to be
I have hours, only lonely
My love is vengeance
That’s never free
No one knows what its like
To feel these feelings
Like I do”
Behind Blue Eyes, The Who

¿Qué ven cuando me ven?

¿Ven a un hombre o a un niño?

¿Que dicen de mi?
¿

“Ese tiene miedo”
“Ese es fuerte”

?

¿Qué piensan de mi atractivo? ¿Soy gracioso o lindo? ¿Ninguno?

¿Realmente creen que soy tan inteligente como dicen, que en verdad sé algo?

¿Verán a caso que estoy lleno de dudas?

Las mujeres que me amaron, ¿habrán visto todas lo mismo?
Y las que no me amaron, ¿no habrán visto también lo mismo?
¿Qué vieron?

¿Se imaginaran lo que es ser un simple hombre detrás de ojos azules y rulos,
satisfecho con su alma,
despojado de la lujuria por el oro,
que sigue a su corazón y solo intenta aprender
a amarse así mismo como a su prójimo y entender el Cosmos?

*93, 93/93*


 

Si hubiese podido embotellar tu voz, la habría añejado para descorcharla en esta fría noche de otoño

“I had to see you live for more
You said it before
You wish I seen the saint you were before”
Saint, Blood Orange

 

Vamos amor,
vamos a olvidarnos que estamos solos
en este Cosmos indiferente
y flotemos en el Espacio juntos,
desde estas alturas, la gravedad y hasta la tragedia
dejan de producir efecto.
Involucrémonos en drama,
pero también en comedia
mientras la imposibilidad todavía esté al alcance de la mano
y no podamos asir el Deseo.
Vivamos mil noches en una sola noche de lisergia (no sé si existe la palabra.. pero la inventamos)
Juguemos,
olvidémonos y volvámonos a olvidar
de vos, de mi
de la existencia misma;
sería un poco aburrido de lo contrario solo sufrivivir recordando.

*93, 93/93*


 

Llanto adeudado

Mis llantos vienen demorados,
siempre que lloro
lo hago un llanto atrasado (por lo menos).
En el sollozo desconsolado
solo me pongo al día,
las lágrimas no son más antiguas que
la identidad que me invento,
son por turnos jóvenes y ancianas.
Por esta razón nunca sé por qué lloro,
a diferencia de la mujer que afortunadamente
llora por cualquier cosa,
su llanto viene de otro lado.
Inútil es sentirse nostálgico,
lo único que puedo hacer
cuando lloro
es sentirme bienaventurado
porque no estoy seco

WhatsApp Image 2020-05-14 at 19.43.48

*93, 93/93*


 

Conocí a un mentiroso

“Se reconoce al león por sus garras.
La verdad es un león, no lo defiendas,
déjalo libre y que se defienda solo”

He conocido a muchos mentirosos (y mentirosas),
siempre es el mismo personaje
no importa la persona que lo interprete.

Recuerdo a uno,
de mi misma edad sino me engaña la memoria,
de buen pasar económico (trabajaba con el padre en la empresa familiar);
era ese tipo de personas que no conocen la expresión: “no llego a fin de mes”,
un día podía levantarse emperrado en comprarse una moto de un palo
y se la compraba.
O al menos, eso me quería hacer creer,
así que por las dudas le hice que me pagara las birras,
no quería que se ofendiera.
Me contó que una vez mandó a matar a un hombre, o asustar
palabras más, palabras menos,
me dijo que fue a la villa y le pagó a unos tipos
para que amedrentaran a un infeliz que no recuerdo bien
cuál era la historia que tenían entre sí.
El relato ni siquiera tenía gracia, hay mentiras que valen la pena contar/escuchar,
esta no era el caso.

Cuando terminó su historia, me pedí otra birra y le conté la mía:
“Era de noche, estaba con mi novia de ese momento,
se había cortado la luz pero solo en nuestra casa,
el resto del barrio estaba iluminado.
Cuando salí a ver qué pasaba,
dos personas emergieron de su escondite en el patio
y con amenazas de falsas armas, nos metieron a la casa a oscuras.
Nos separaron y exigieron plata.
Después de darles el dinero que tenía se volvieron más violentos,
la tensión aumentó,
hasta que mi novia en un momento de descuido por parte de los asaltantes,
tomó un cuchillo de la bacha de la cocina y puso a uno contra la pared,
apoyándole el filo en la panza.
De pronto el otro se abalanzó sobre ella
y empezó un forcejeo y griterío en la oscuridad
ante mi estado catatónico.
Hasta que el grito “¡AYUDAME!”,
me trajo de vuelta (o más bien despertó algo en mi, como un animal que tomó posesión)
y me arrojé a la negrura sin estar seguro
de a quién estaba agarrando,
si había realmente armas
y si mi novia todavía tenía el cuchillo o se lo habían arrebatado.
En un segundo pueden suceder tantas cosas,
pero nos volveríamos locos
si estuviéramos todo el tiempo viendo cuánto sucede;
“sospecha de cada momento, porque es un ladrón;
alejándose de puntillas, se lleva más de lo que trae”.
De un momento a otro se abrió la puerta,
uno de los asaltantes salió corriendo
dejando entrar la luz de la calle
lo que me permitió ver mejor a mi presa
a la cual me aferré con uñas y dientes.
Nos estuvimos revolcando de lo lindo por el patio
mientras mi novia iba y venía corriendo
con el cuchillo todavía en las manos
pidiendo auxilio a los gritos.
Me acuerdo que para intentar zafarse,
el chorro me agarraba de las bolas y me tiraba del pelo
mientras gritaba al otro que ya lo había dejado solo, “¡TIRALES, TIRALES!”,
nunca hubo armas, solo mentira, acting.
Finalmente, logré inmovilizar al hijo de puta con una llave al cuello
dejando al descubierto su espalda.
Como dije, en un segundo pueden pasar miles de millones de cosas:
Le grité a mi novia: —”¡CLAVALO! ¡MATALO!”
—”¡NO ME MATEN POR FAVOR!” —dejó escapar en un llanto.
Mi novia me miró sorprendida (como si no hubiese sido ella la que tomó el cuchillo en un primer momento): —”¡NO PUEDO!”
—”¡DAME EL CUCHILLO ENTONCES!”
Y cuando me lo quiso dar se me escapó el infeliz.
Lo corrí un poco pero finalmente lo dejé ir.
Todavía seguía ocurriendo ese eterno segundo que había comenzado
ante mi intención de matar a otro ser humano,
por suerte se terminó y volví a mi,
aunque ya no era el mismo.”

El otro escuchaba mi historia,
sin poder empatizar conmigo,
desenmascarado, desnudado de su mentira
mostrando toda su humanidad;
no tenía ni puta idea qué es estar al borde de matar,
de romper tu alma en pedazos y volverte realmente Malo.
Reconozco a un mentiroso cuando lo escucho,
a veces incluso con solo verlo pararse,
o según cómo aprieta la mano en un saludo,
o cómo ve a los ojos, si es que lo hace,
porque yo mismo soy un mentiroso.
Una vez leí en el estado de Whatsapp de un amigo:
“Quien no sabe mentir no conoce lo que es la verdad”
y mis ansias por enfrentarme
cara a cara con la Verdad
me llevaron a mentir.
Más pronto que tarde,
me di cuenta que el Amor es la Verdad, el Miedo la Mentira.
Lord Byron dijo,
“En esta vida lo único que se gana es el Amor, todo lo demás se puede robar”
¿Y qué es robar sino mentir?
La Mentira tiene gusto a poco, ¿cómo se disfruta un robo?
Este personaje, el mentiroso, el ladrón que conocí
soy yo.

*93, 93/93*


 

La relación que tenemos con los que ya no están

Sweet dreams are made of this
Who am I to disagree?
I traveled the world
And the seven seas
Everybody’s looking for something
Eurythmics, Sweet Dreams (Are Made of This)

Todavía sigo soñando con aquellos
que no vi nunca más,
Todavía me hablan en las noches
Tenemos diálogos en la oscuridad de mi habitación
en los cuales me explican por qué se tuvieron que ir
Y a dónde;
Me dicen que están bien
Que todavía me quieren y aman;
con algunas hasta he llegado a tener sexo onírico
despertando mojado.
Por las mañanas,
mirando al patio
sintiendo el suave calor del sol otoñal
filtrarse a través de la ventana de mi cocina,
me armo un cigarro
y sigo charlando con el recuerdo de estos sueños;
Les ofrezco un mate
Les pregunto qué me quisieron decir
para no malinterpretarlos.
Cuando se acaban las palabras
de ese monólogo dialogal o diálogo monologal
solo queda el “ruido del mate” anunciando el último sorbo
Y un “gracias”
Nos quedamos en silencio
compartiendo el espacio y el tiempo;
He dejado de decir “matando el tiempo”
me parece arrogante de mi parte
También he dejado de decir su contrario
He dejado de decir tantas cosas
Sentí que no se puede vivir nombrando la Vida,
la querés capturar en una palabra y esa palabra se vació.
Pero el silencio se puede volver insoportable
Entonces invito a mi visita a escuchar música
Le muestro alguna banda nueva
Le digo que si pudiera escucharla seguro le gustaría
Le pido alguna sugerencia
Me recuerda que lo importante no es escuchar nueva música,
sino reescuchar la misma música
para recién empezar a oírla
Y ver qué otra cosa nos dicen
como cuando se relee un buen libro.
Antes que se vuelva incómodo
mi visita se va,
tampoco la retengo porque también tengo cosas que hacer:
hay un poema que quiero escribir
sobre mi yendo a visitar a aquellos que siempre querré
en sueños y recuerdos
para charlarles y hacerles más amena su soledad
Ir no puedo ir a ninguno lado, aunque quisiera
¿Hacia dónde corre uno cuando el miedo está en el ombligo?
Así que escribo.

***


Aunque nos tapemos la boca, la risa se refracta en los ojos

“La risa es una crisálida del alma humana”
Dostoievski

Cada uno tiene su propia risa,
pero cuando dos o más personas
comparten tiempo juntos y forman prójimo
¿adopta uno la risa del otro
o se crea una nueva risa cómplice
en el eco de su intimidad?
¿Qué pasa si dejamos de relacionarnos,
quién se queda con la risa nueva?
¿Vuelve cada uno a su risa antigua?
¿Se puede seguir riendo como aquel que no está?

WhatsApp Image 2020-05-07 at 17.01.47

P.h.: Neo


 

El futuro es confuso

I’ve a black mirror,
Never shows my reflection
Still blinks
Back at me…
Neha Gaur

A veces veo un meme
y pienso que te podría llegar a gustar,
pero cuando aprieto compartir
me acuerdo que tu contacto
ya no está más en mi celular.
Elijo cancelar y la imagen se pierde
en un scrolleo indiferente
mientras contemplo lo extraño
que se ha vuelto comunicar:

smartphone, contacto, agregar,
scrollear, meme,
me gusta, compartir, retwittear,
seguir, cancelar,
eliminar, bloquear…

las marcas tienen perfiles de personas
y las personas se venden como marcas…

corazones y almas editados con Photoshop…

Hasta que otro meme estúpido aparece
y me vuelvo a alienar.

*93, 93/93*


 

Cuestionario de Proust

El Cuestionario de Proust es un conjunto de preguntas contestadas por el escritor francés Marcel Proust (“En busca del tiempo perdido”), usado a menudo por entrevistadores modernos. Proust contestó el cuestionario en un álbum de confesión —una forma de juego de sala popular entre Victorianos. El álbum pertenecía a su amiga Antoinette, hija del futuro presidente francés Félix Faure, titulado “Álbum para grabar pensamientos, sentimientos, etc.”

Te invito a contestarlo, no hay reglas, no se juzga.

1. ¿Principal rasgo de su carácter?
Ira pacífica

2. ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre?
Humildad, honestidad intelectual, curiosidad, gratitud, carácter valiente, sensibilidad artística, humor malicioso (ladino, pícaro) pero inteligente y silencio compasivo

3. ¿Y en una mujer?
Humildad, honestidad intelectual, curiosidad, gratitud, carácter valiente, sensibilidad artística, humor malicioso (ladino, pícaro) pero inteligente y silencio cariñoso

4. ¿Qué espera de sus amigos?
Comprensión

5. ¿Su principal defecto?
Arrogancia

6. ¿Su ocupación favorita?
Leer, andar en bicicleta, estirar el cuerpo

7. ¿Su ideal de felicidad?
Compartir el silencio, la ecuanimidad

8. ¿Cuál sería su mayor desgracia?
Perderme en el miedo

9. ¿Qué le gustaría ser?
Poeta y astronauta

10. ¿En qué país desearía vivir?
Uno con poca inflación

11. ¿Su color favorito?
Blanco&Negro

12. ¿La flor que más le gusta?
Marihuana, cala, orquídea

13. ¿El pájaro que prefiere?
Zorzal

14. ¿Sus autores favoritos en prosa?
Borges, Cortazar, Bioy Casares, Horacio Quiroga, Bradbury, Dostoviesky

15. ¿Sus poetas?
Bukowski, Wilde, John Donne, Benedetti, Blake, Bill Hicks

16. ¿Un héroe de ficción?
Zarathustra y el dios Shiva

17. ¿Una heroína?
Marie Curie

18. ¿Su compositor favorito?
Frusciante, Tool, Larralde

19. ¿Su pintor preferido?
Tengo cuadros favoritos, pero no pintores

20. ¿Su héroe de la vida real?
Mi mamá, Thích Quảng Đức y Bakunin

21. ¿Su nombre favorito?
El mio, Macedonio, Luna

22. ¿Qué hábito ajeno no soporta?
La ignorancia voluntaria

23. ¿Qué es lo que más detesta?
La arrogancia

24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo?
Perón y Maradona

25. ¿Un hecho de armas que admire?
Batalla de Alesia y Operación Rheinübung

26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer?
La inteligencia cósmica (microscópica y astronómica)

27. ¿Cómo le gustaría morir?
Durmiendo la siesta

28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo?
Melancólico

29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia?
La debilidad físico-emocional

30. ¿Tiene un lema?
Conócete a ti mismo hasta el punto de solo saber que no sabés nada